Magia, tradición y arte se unen en la pasarela de esta firma bilbaína sostenible.

 

En el amplio mundo de la moda, donde la tradición y la innovación convergen, la firma SKFK, que acaba de incorporarse a la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME), emerge nuevamente como un faro de creatividad y conciencia. En esta ocasión, su colección FW24, bautizada como «Kuttun» -en euskera, «talismán» o «amuleto”-, nos invita a un viaje lleno de magia y encanto, donde la protección de sus raíces se convierte en el hilo conductor de una propuesta que deslumbra por su apuesta por el arte y el diseño, sin dejar de lado su compromiso con la sostenibilidad.

 

Bajo la mirada y dirección creativa de Maia Curutchet, SKFK nos sumerge en un universo donde su lengua natal es un talismán que nos conecta con las tradiciones más preciadas que no queremos perder. La magia, esa fuerza misteriosa que protege lo que amamos, se entrelaza con las creencias ancestrales, dando vida a una colección que busca mimar sus raíces y preservar sus tradiciones más queridas.

 

 

“La moda debería ser un proceso reflexivo y creativo. Vamos en contra de lo establecido por la industria y trabajamos pacientemente cada una de nuestras colecciones”.

 

 

Con este desfile, SKFK explora el equilibrio entre el prêt-à-porter y la alta costura, cuestionando el límite entre el diseño y el arte, y el trabajo artesanal y el industrial. Una propuesta que protege el arte y la creación del funcionamiento de la industria textil, donde las colecciones responden a tendencias, reglas comerciales y a las normas impuestas por el fast-fashion. Un homenaje a la creación viva en el mundo de la moda, donde arte, diseño y sostenibilidad se entrelazan para dar forma a prendas que trascienden las tendencias efímeras de esta industria.

 

 

Los colores de esta nueva propuesta, inspirados en la riqueza de su cultura y en la belleza de la naturaleza, nos transportan directamente a los paisajes vascos donde el misterio y el encanto son sus principales protagonistas. De los tonos tierra a tonalidades vibrantes, cada pieza de la colección refleja la diversidad y la riqueza de sus raíces.

 

Cuidadosamente seleccionados por Maia Curutchet y el equipo creativo, los tejidos son una celebración de la artesanía, la calidad y la conexión con la naturaleza. De algodones orgánicos y fibras celulósicas de bajo impacto a suaves lanas, cada textura cuenta una historia única, donde tradición y compromiso van de la mano del medio ambiente.

 

Para explorar el límite entre el trabajo artesanal y el mundo artístico, SKFK ha insertado piezas exclusivas de arte trabajadas con el patrón zero waste, que reduce el uso del tejido y que permite usar esta silueta como lienzo donde reivindicar la importancia de la creatividad y la sustentabilidad. Para ello, han invertido el proceso creativo para reinterpretar piezas existentes de la colección y elevarlas a modelos de alta costura a través de un trabajo conjunto de artesanía y arte.

 

Además, han querido destacar la cadena de valor que da sentido a su trabajo y que, muchas veces, queda en un segundo plano, colaborando por segunda edición consecutiva con SIGNUS y con la marca de calzados RÍA, con los que han diseñado los zapatos del desfile hechos a partir de neumático reciclado.

 

Gracias a su enorme experiencia en la creación de piezas de arte para la alta costura, Maia Curutchet ha sabido trasladar su conocimiento y su pasión a cada una de sus creaciones, creadas con diferentes técnicas artísticas, dando como resultado auténticas obras de arte únicas que desafían las convenciones de las tendencias y nos invitan a soñar en grande.

 

Kuttun FW24 es, en definitiva, mucho más que una simple exhibición: es un alegato a favor de una moda con identidad propia y una defensa de la creación viva en el sector, aunando arte y diseño con compromiso por un mundo más sostenible y consciente. SKFK vuelve a recordarnos una vez más que la moda puede ser una forma de expresión artística que, además, nos ayude en el cambio del pensamiento social actual.

 

Como en la anterior ocasión, SKFK se ha apoyado en partners clave de su cadena de valor, como SIGNUS o FSC, que ponen de manifiesto la importancia de crear sinergías con empresas que comparten la misma visión del mundo de la moda.

 

 

Sobre SKFK

SKFK nació a finales de los años 90 en el País Vasco. Desde entonces, han trabajado para crear una moda diferente, creativa y atemporal. Cuentan con los certificados GOTS y fueron la primera marca de moda certificada Comercio Justo® en España.

 

Defienden la creación de una identidad única a través de piezas de arte y diseño, y ponen en valor el trabajo creativo detrás de la creación de una colección. Los estampados y el trabajo creativo se desarrolla por completo en sus oficinas en el País Vasco y colaboran con artistas y diseñadores que les han ayudado a crear un punto de encuentro entre la moda y el arte.