Celebra San Valentín con los cócteles de edición limitada de Fat Cats

Este nuevo concepto de coctelería de autor, situado en barrio de Las Letras de Madrid, se inspira en la lujosa y cautivadora estética de los años 70 y la inquietante historia de los temidos ladrones “Fat Cats Burglars.

Ahora para San Valentín propone tres cócteles de edición limitada para disfrutar en pareja: Let’s get FIZZical, You had me at MEZCAL y RUM away with me.

La coctelería es sin duda una de las mejores opciones para celebrar San Valentín en pareja disfrutando de tragos exquisitos que despertarán el hedonismo de la pareja. Para ello, Fat Cats, la nueva coctelería de autor inspirada por la lujosa estética de los años 70 y el universo de los “Fat Cats Burglars”, es la dirección perfecta. Esta coctelería clandestina (Calle del Infante, 5) cuenta con una original y sorprendente carta, diseñada con el asesoramiento de la emblemática coctelería madrileña 1862 DryBar, se presenta como una vuelta de tuerca a los tragos más clásicos de la historia de la coctelería.

Ahora para San Valentín propone tres cócteles de edición limitada para disfrutar en pareja: Let’s get FIZZical, con ginebra, lima, maracuyá, sirope especiado, clara de huevo y cava; You had me at MEZCAL, con mezcal, tequila, Noix St Jean, limón, sirope de ágave, bitter naranja y solución salina; y RUM away with me, con Mantuano, ron Worthy Park Overproof, piña, lima, café Cold Brew y orgeat. Estarán disponibles del 8 al 18 de febrero.

Fat Cats sorprende, además, con un envolvente y romántico local en el que el interiorismo y los detalles cobran un papel fundamental. El espacio, firmado por la reconocida diseñadora de interiores Alejandra Pombo, rinde tributo a las suntuosas residencias de los años 70, “aquellas que atraían la mirada de los ladrones más astutos de la época”, cuentan desde el proyecto.

Sobre Fat Cats

Fat Cats nace como en una coctelería de autor de aires clandestinos, ubicada en el madrileño barrio de Las Letras, que rinde tributo a los cócteles y tragos más clásicos de la historia de la coctelería. Un refugio cuyo interiorismo, firmado por la diseñadora de interiores Alejandra Pombo, se inspira en las lujosas residencias de los años 70 y la inquietante historia de los ladrones más conocidos de Estados Unidos, los temidos “Fat Cats Burglars”.

Su sorprendente carta, diseñada con ayuda y asesoramiento de la emblemática coctelería madrileña 1862 DryBar, se presenta como una vuelta de tuerca a los tragos más clásicos de la coctelería. En su menú encontramos originales versiones de cócteles tan emblemáticos como el Old Fashioned, el Paloma, el Boulevardier, el Mojito o el Margarita, entre otros.