Pandora, la mayor marca de joyería del mundo, acaba de anunciar que ha cambiado su suministro de metales preciosos y que a partir de ahora se abastecerá únicamente de plata y oro reciclados para todas sus joyas. 

Este cambio evita importantes emisiones de gases de efecto invernadero, ya que la minería requiere más energía y recursos que el reciclado. La huella de carbono de la plata reciclada es un tercio de la de la plata extraída, mientras que el reciclaje del oro emite menos del 1% de las emisiones de carbono de la extracción de oro nuevo. Al abastecerse de metales reciclados, Pandora evita unas 58.000 toneladas de CO2 al año. Esto es similar al consumo anual de electricidad de 11.000 hogares o a la conducción de 6.000 coches en todo el mundo. 

«Los metales preciosos pueden reciclarse eternamente sin perder calidad. La plata extraída desde hace siglos sigue siendo tan buena como si fuera nueva, y la mejora del reciclaje puede reducir significativamente la huella climática de la industria joyera», afirma Alexander Lacik, director general. 

La plata y el oro son los metales preciosos más utilizados en las joyas de Pandora. En 2020, Pandora se fijó el objetivo de abastecerse al 100 % de plata y oro reciclados para 2025, y ahora la empresa ha alcanzado este hito antes de lo previsto -a finales de 2023- gracias al firme compromiso de sus proveedores. 

Todos los proveedores han tenido que cambiar sus operaciones para abastecerse únicamente de materiales reciclados certificados según la Cadena de Custodia del Consejo de Joyería Responsable, una de las normas más estrictas del sector. Para muchos, esto ha supuesto la introducción de nuevos procesos y equipos para garantizar la segregación completa de los metales extraídos y reciclados en toda la cadena de suministro, incluidas la clasificación, la fundición y la fabricación. Más de 100 empleados de Pandora han participado en los trabajos de transición. 

Pandora prevé que, a partir del segundo semestre de 2024, todas las joyas nuevas se fabricarán con plata y oro reciclados al 100%. En 2023, el 97% de la plata y el oro utilizados en las joyas de Pandora ya eran reciclados. En la actualidad, menos del 20% del suministro mundial de plata procede de fuentes recicladas, normalmente de aparatos electrónicos desechados, joyas antiguas, platería, deshechos de fabricación y otros residuos de la industria. Una vez recogida, la plata reciclada se somete a un proceso de refinado en el que se eliminan las impurezas y el metal se refunde para volver a utilizarse.